Cómo elegir un crédito rápido

Existe una gran variedad de créditos en el mundo financiero, dónde los créditos rápidos destacan principalmente por ser préstamos destinados a cubrir emergencias y que normalmente cuentan con un importe y un plazo muy bajo. Estos créditos pueden variar de acuerdo a los requerimientos de los acreedores y las condiciones financieras de los prestatarios.

Las distintas empresas que dan este tipo de préstamos personales para emergencias ofrecen condiciones variables. Pero, ¿en qué tienes que fijarte al elegir un crédito rápido?

Debes considerar que el cumplimiento del acuerdo crediticio te permitirá en gran medida establecer y acumular un buen crédito, al mismo tenor que te permitirá con el tiempo gozar de una sólida salud financiera.

Elegir un crédito rápido, ¿en qué nos tenemos que fijar?

En primer lugar, tienes que ser consciente de que generalmente los créditos rápidos poseen altos importes, por lo cual te recomiendo pedirlos solo si necesitas conseguir dinero urgente y si puedes hacer frente al pago al final del plazo.

Teniendo claro esto, podemos fijarnos en varios puntos para determinar cómo elegir un crédito rápido:

1. Importe máximo/mínimo

Es muy importante considerar este aspecto ya que cuanto más dinero pidamos, más intereses pagaremos. Por ejemplo, si necesitas sólo 30€, pedir 50€ sería tirar el dinero. Y lo mismo sucede a la inversa, si necesitas 300€ y la empresa sólo te ofrece 200€, convendrá buscar otra que te ofrezca los 300€ que requieres.

2. Plazo máximo/mínimo

El factor tiempo es muy importante al momento de elegir un crédito rápido; por lo tanto tienes que elegirlo según el plazo. Si una empresa sólo te ofrece préstamos rápidos a pagar como mínimo en una semana, pero tú puedes hacer frente al pago en 4 días, tal vez convenga más buscar otro financista que te brinde más opciones.

3. Flexibilidad en el pago

La flexibilidad de pagos para créditos rápidos que brindan algunas empresas permiten ampliar o reducir el plazo sin comisiones ni intereses extraordinarios. Esta posibilidad puede ayudarte a pagar menos en algunos casos. ¡La flexibilidad de pago podría marcar la diferencia!

4. ¿En cuánto tiempo tendré el dinero?

Es la pregunta clave en caso de emergencia. Si necesitas el dinero lo antes posible, debes elegir la empresa que te garantice la mayor presteza.

5. Tasa de interés

Obviamente, lo mejor es elegir el crédito con la tasa más baja, es decir, el que menos intereses te vaya a cobrar. En el entorno de los créditos rápidos no se les suele llamar intereses, sino “honorarios”.

6. Horarios

Muchas empresas se adaptan positivamente a las necesidades de sus clientes, para ello ofrecen créditos con una flexibilidad de horarios. Algunas, por ejemplo, te pueden hacer un préstamo un domingo por la tarde, y otras sólo operan de lunes a viernes y en horarios limitados. Conviene tener esto claro en caso de que tengas una urgencia en un día no laborable o en horas intempestivas.

Al considerar todas estas variables podemos elegir el mejor crédito personal para conseguir dinero rápido, o al menos el que menos impacto tenga sobre nuestro bolsillo.

Los créditos rápidos generalmente no están garantizados, lo que significa que no es necesario utilizar garantías para asegurar los fondos y son una opción atractiva si necesitas efectivo rápido.

Y ahora que tienes claro en que debes fijarte, echa un vistazo a nuestro comparador de créditos rápidos.