PRÉSTAMOS CON ASNEF SIN IMPORTAR NÓMINA

PRÉSTAMOS ONLINE QUE PUEDES OBTENER AUNQUE ESTES EN EL ASNEF

Pedir un préstamo con ASNEF es posible. Incluso si estás en ASNEF, EQUIFAX o RAI, algunas entidades conceden a sus solicitantes préstamos sin nómina, sin aval, etc. Si necesitas liquidación urgente, infórmate debidamente. Aquí encontrarás respuesta a todas tus preguntas y además te damos la lista de préstamos que puedes pedir con ASNEF, EQUIFAX y RAI.

Si no consigues el préstamo por estar en ASNEF, siempre es recomendable que puedas salir de esa lista, tanto si vas a pedir un préstamo como si no. Te ayudamos con el proceso de quitar tu nombre de ASNEF y lo hacemos en un plazo de unas 48 horas.

Crédito Cantidad máxima y plazo Condiciones
2000 € en 12 meses Ver
Desde 1000 € hasta 5000 € Ver
Hasta 1000 € en 90 días de plazo Ver

¿Qué es ASNEF? ¿Cómo me afecta al pedir un préstamo?

El acrónimo ASNEF significa Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, anteriormente conocida como Asociación Nacional de Entidades de Financiación (ASNEF)

Popularmente se conoce ASNEF por un fichero en el que figuran los nombres de aquellas personas que tengan deudas pendientes. En otras palabras, es una lista de morosidad. 

Estar en ASNEF tiene mucha importancia a la hora de pedir un préstamo. Muchas entidades no conceden créditos a personas que figuren en Asnef o en otras listas de morosidad. Estas entidades tienen acceso al fichero de Asnef y lo usa para elaborar sus informes de riesgo. Figurar es Asnef da a entender que el cliente tiene riesgo de impago, porque ya le ha sucedido anteriormente

La mayoría de la gente cree que el hecho de figurar en Asnef (u otras listas de morosidad) implica que es imposible conseguir financiación. Pero esto no es exactamente así, ya que algunas entidades sí conceden préstamos aunque estés en Asnef. 

Aunque no es lo más habitual, sí puedes conseguir financiación con un préstamo o crédito aunque estés en Asnef. Lo más sencillo es pedir una cantidad modesta. Por ejemplo, si pides menos de 800 euros tendrás más posibilidades de que te concedan el préstamo. Los microcréditos son bastante fáciles de conseguir, porque no requieren de mucho papeleo y porque las cifras son pequeñas. En cuestión de horas podrás disponer de tu dinero. 

Como ves, los préstamos con Asnef están pensados más bien para resolver problemas financieros puntuales. Las cantidades de dinero son pequeñas, por lo que no podrás pedir esta clase de préstamo para comprar un coche o hacer una reforma en casa. Se trata más bien de un préstamo pequeño y rápido, especialmente pensado para la gente que figura en listas de morosidad como Asnef o Rai.

Te recomendamos que, si figuras en Asnef u otras listas de morosidad, inicies el proceso de dar tu nombre de baja. Saldar tus deudas es importante para organizar tu situación económica y salir adelante sin problemas. 

¿Cómo se llega a formar parte de Asnef?

Aparecer en Asnef es más fácil de lo que a priori pueda parecer. Aunque se trata de un listado de morosos, no solo incluye nombres de personas insolventes o malos pagadores. Si, por ejemplo, un mes te retrasases en pagar tu factura de teléfono, es posible que la compañía telefónica te diera de alta en la lista de morosidad.

Para que una empresa pueda incluir tu nombre en una lista de moroso, se deben cumplir varios requisitos. Aquí te detallamos cuáles son:

Que exista una deuda. Puede tratarse de no haber pagado en el plazo previsto o que todavía esté abierta, pero debe existir una deuda cierta. Si no existe, es imposible que tu nombre salga en Asnef ni en ninguna otra lista de morosidad.

– Que se produzca un requerimiento de pago. Es decir, que antes de incluir tu nombre en Asnef, la empresa tendrá que advertirte al menos una vez. De no haces caso a este requerimiento de pago, es cuando se procederá a incluir tu nombre en la lista de morosidad.

– Que no haga más de 6 años que se produjera el impago. Si la deuda es de hace más de 6 años, la empresa no podrá incluir tu nombre, a no ser que se trate de una deuda periódica.

Puedes consultar y comprobar estos datos en el Real Decreto 1720/2007, que regula la protección de datos de carácter personal.

Si la empresa a la que le debes dinero te va a incluir el Asnef, tiene la obligación de hacértelo saber en un plazo máximo de 30 días desde la fecha de registro. Además, esta notificación se realiza con una carta certificada, por lo que es casi imposible que esta información te pase desapercibida. 

Si crees que alguna empresa ha incluido tu nombre en Asnef sin cumplir estos requisitos, debes saber que puedes interponer una denuncia.

¿Qué otras listas de morosidad existen?

Si has tenido deudas o impagos, tu nombre podrá figurar en cualquiera de las listas de morosidad que existen. Aunque Asnef es una de las más populares, no es la única que existe.

La Asociación Nacional de Entidades Financieras, más comúnmente conocida como Asnef, es la lista de morosos más popular, pero no es la única. Existen otros ficheros en los que puedes ser incluido si tienes deudas o impagos. Las entidades financieras y crediticias tienen acceso a todos ellos, por lo que conviene saber cuáles son.

Descubre a continuación el listado con los principales ficheros de impagos y morosidad.

PRINCIPALES FICHEROS DE IMPAGOS

– ASNEF-EQUIFAX (Asociación Nacional de Entidades Financieras): te incluyen por no pagar facturas a tiempo, sin importe mínimo

– RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas): te incluyen por no pagar cuotas, pagarés o cheques a partir de 300 euros

– CIRBE (Central de Información de Riesgos del Banco de España): incluye a quien tenga un préstamo abirto de 6000 euros. 

– BADEXCUG (Experian Bureau de Crédito): incluye a morosos denunciados, sin un importe mínimo

– FIJ (Fichero de Incidencias Judiciales): te incluye si tienes deudas públicas (impagos a Hacienda, multas de tráfico), sin importe mínimo.

A continuación te contamos brevemente qué hace cada uno de estos registros: cómo funcionan y cuáles son sus características.

A QUÉ SE DEDICAN LOS DISTINTOS FICHEROS DE MOROSIDAD

– ASNEF-EQUIFAX: esta asociación incluye datos de las deudas que contraiga una persona o una empresa. Asnef es la empresa que elabora el fichero de morosidad, mientras que Equifax es la empresa que explota los datos del fichero.

– RAI: este registro solo incluye a personas jurídicas: autónomos o empresas. La deuda mínima para aparecer en este fichero es de 300 euros.

– CIRBE: La Central de Información de Riesgos del Banco de España es una central pública. En sus listados aparecen todos los préstamos, hipotecas, avales, etc de todos sus clientes. Este listado no es un registro de morosidad, sino que solo aparecen personas que están pagando sus préstamos e hipotecas, aunque lo estén pagando de acuerdo a lo contratado.

– BADEXCUG: este fichero de morosos lo gestiona el Experian Credit Bureau. Aquí se recoge la información de los impagos y, como con Asnef, tienen que informar antes de incluir nombres en sus listas.

– FIJ: el Fichero de Incidencias Judiciales deja registro de las deudas tenga con las administraciones del estado, como Hacienda o incluso las multas de tráfico.

¿Cómo se sale de ASNEF?

Para salir de Asnef o de cualquier otro tipo de lista de morosos, lo mejor es que pagues la deuda.

Una vez que pagues tu deuda, tu nombre se eliminará de cualquier lista de morosidad, así de fácil. Cuando se efectúa el pago, la empresa a la que le debías dinero debería informar a Asnef y desde Asnef eliminarán tus datos y actualizarán sus listas. 

Es posible que este tramite dure 48 horas.

¿Cómo conseguir un préstamo con ASNEF?

Si estás en ASNEF, las posibilidades de que te concedan un préstamo o un crédito se reducen mucho, pero no desaparecen por completo. Hay varias entidades de crédito que te dan la posibilidad de acceder a un préstamo aunque formes parte de un fichero de morosidad. 

Las compañías que conceden los créditos realizan un estudio de cada caso, evaluando los riesgos de impago. En estos informes influyen factores como las listas de morosidad, pero también muchos otros relacionados con tu situación financiera: fuente de ingresos, periodicidad de los ingresos, cantidad de los ingresos, avales, garantías, etc.

Tener unas buenas condiciones económicas te ayudará a conseguir el préstamo, incluso aunque estés en Asnef.

Si figuras en Asnef, debes saber que no está todo perdido, aunque sí que encontrarás muchas menos compañías que concedan créditos o préstamos. Además, en algunos casos, las condiciones son casi prohibitivas, por lo que no merece la pena que accedas al préstamo.

Pedir un préstamo en el banco con ASNEF

Si estás pensando en acudir al banco para pedir un préstamo y estás en Asnef, tenemos malas noticias para ti. Los bancos son muy estrictos con sus informes de riesgo. Si tu nombre está en alguna lista de morosidad, quedarás totalmente descartado y no te concederán el préstamo. 

Pedir un microcrédito online con ASNEF

Por otro lado, los créditos online juegan en otra liga. Si pides un microcrédito, al ser muy poco dinero, será más fácil que te lo concedan. 

Los créditos online se caracterizan por tener unas condiciones más laxas. Si puedes compensar el hecho de estar en Asnef con otra cosa (una buena fuente de ingresos o un aval), seguramente sí te lo concedan. 

Las cantidades que puedes obtener con estos préstamos no suelen superar los 1.000 euros. Se trata por lo tanto de préstamos que se usan para una vicisitud concreta, un problema financiero momentáneo que puedes solucionar con esos 1000 euros y después olvidarte.

Préstamo con Asnef y con aval

Si necesitas pedir más dinero, una solución puede ser añadir un aval: poner una vivienda como garantía o empeñar tu coche son algunas soluciones.

Al añadir garantías o avales, mejoran tus condiciones a la hora de pedir el préstamo. Con estos ejemplos, puedes conseguir más capital. Por ejemplo, hasta un 80% del valor de tasación del vehículo o hasta un 60% del valor de tasación de la vivienda.

Eso sí, nunca pierdas de vista esto: si pones alguna propiedad como aval y no pagas, perderás esa propiedad.

¿Me conviene contratar un préstamo si estoy en ASNEF?

A estas alturas, te estarás preguntando si te conviene contratar un préstamo con ASNEF. Y haces bien, porque contratar un préstamo es una decisión importante, en la que tienes que sopesar muchos factores.

En primer lugar, debes tener en cuenta que los créditos con Asnef están pensados para pasar un bache muy puntual. No deberías contratar estos préstamos si puedes salvar la situación, porque los intereses son muy altos. Si lo haces de forma puntual y responsable, entonces estos préstamos son para ti.

Te conviene si pides única y exclusivamente la cantidad que necesites. No te dejes llevar por lo atractiva que te pueda parecer la liquidez. Cuanto más pidas, más caro te saldrá a la larga y más difícil será pagarlo.

Ventajas de los préstamos con Asnef

Estos préstamos tienen varias ventajas.

Por un lado, te permiten acceder a un dinero que necesitas. Si estás pasando un momento apurado o un bache puntual, estos préstamos pueden sacarte de un buen aprieto.

También cabe destacar que son fáciles de conseguir. Aunque tienes que ser responsable y cumplir ciertos requisitos, se gestionan de forma sencilla y ágil. Puedes pedirlos y recibirlos online, desde la comodidad de tu casa. Además, los recibes en muy poco tiempo. Si tienes una urgencia, puedes acceder al dinero en cuestión de horas.

Desventajas de los préstamos con Asnef

Como todo en la vida, los préstamos con Asnef también tienen sus desventajas.

La primera es que no son gratuitos en absoluto. Al pedir un préstamo, tendrás que devolver lo que has pagado más sus intereses y comisiones. Estos préstamos no suelen ser baratos, por eso es recomendable que intentes salvar la situación antes de pedirlo.

Imagínate que se te estropea el coche a finales de mes y no tienes dinero para pagar el arreglo. Puede que solo necesites 300 euros. Si realmente necesitas el coche, no pasa nada por pedirlos, siempre y cuando los puedas pagar al mes siguiente. Es posible que usar el transporte público para ir a trabajar te salga más caro, por ejemplo. Pero, si puedes esperar ese mes o, si puedes buscar alternativas hasta arreglar el coche, el arreglo te saldrá más barato. 

En definitiva, para saber si te conviene o no pedir un préstamo de este tipo, debes sopesar tú mismo los pros y los contras. Tú conoces tu situación mejor que nadie. Lo importante es que le des las vueltas que te hagan falta y que leas bien lo que firmas.

Requisitos préstamos con ASNEF

Los requisitos para que te den un préstamo con ASNEF dependen de las condiciones que fijen las entidades. Aquí te explicamos los requisitos más habituales y otros que, aunque no sean imprescindibles, no viene mal que cumplas.

– Tener la mayoría de edad. Algunas entidades pueden poner el mínimo de edad un poco más alto, alrededor de los 25 años.

– Tener una residencia permanente en España. Aunque no es necesario tener la nacionalidad española, sí que debes probar que resides en el país. De no ser así, la solicitud se denegará automáticamente.

– Ser titular de una cuenta bancaria

– Tener una fuente de ingresos regular

En general, todas las entidades de crédito te pedirán esto para acceder a cualquier préstamo. Como ves no hay condiciones raras ni difíciles de conseguir. Estos préstamos están al alcance de casi todo el mundo.

Por otro lado, tenemos los requisitos adicionales, que son condiciones especiales de cada entidad. Al ser requisitos tan específicos, es difícil dar una lista concreta. No obstante, hay un par de requisitos adicionales que influyen en la concesión de préstamos con Asnef:

– Que la deuda no sea bancaria

– Que la deuda sea de menos de 1.000 euros

Volvemos a señalar que cada entidad tiene sus propias particularidades y es posible que las condiciones que encuentres sean distintas. Pero en algunos casos se pueden encontrar estos dos requisitos.

Al pedir esto, las entidades financieras se aseguran de que el cliente sea solvente y de que vaya a devolver el préstamo.

Debemos puntualizar que, aunque estos requisitos sean los más generales, cumplirlos no nos asegura al 100% que nos vayan a dar el préstamo. Si los cumples, tendrás buenas opciones para que te concedan el préstamo, pero la entidad lo debe valorar.

Condiciones de préstamos con Asnef

Características generales de préstamos con Asnef

Las condiciones de los préstamos con Asnef dependen mucho de cada entidad, así como de tus propias condiciones financieras. Al tratarse de créditos pequeños, las condiciones son similares a las de cualquier otro microcrédito. 

Los intereses de estos créditos pequeños suelen rondar el 1% de intereses diarios.

En cuanto al tipo de interés, los préstamos con Asnef se suelen regir con por los indicadores de referencia más populares, como el TAE.

El plazo de amortización es corto, ya que la cantidad también es pequeña. El plazo más habitual suele ser de 1 mes. Sin embargo, hay préstamos pequeños que se pueden pagar también a plazos, aunque no es lo más habitual.

Los créditos con Asnef también se caracterizan por ser rápidos. A diferencia de los préstamos bancarios, los préstamos online se realizan de forma ágil y eficiente. En cuestión de horas puedes acceder a tu dinero. Los plazos para recibir el dinero pueden variar, pero van desde las pocas horas hasta las 48 horas.

Condiciones de préstamos con Asnef y con aval

Si añades un aval a tu préstamo (como un vehículo o una vivienda), las condiciones pueden mejorar mucho. Al aportar una garantía, tus condiciones económicas son mejores y puedes obtener un préstamo mejor.

Los intereses pueden mejorar, aunque los tipos de interés seguramente sean los mismos si tienes aval como si no.

La cantidad de dinero que puedes pedir al tener un aval es bastante mayor. De hecho, depende directamente del valor de tasación de la propiedad que presentes. En el caso de los vehículos puede llegar al 80% y en el de las viviendas al 60%.

El plazo de amortización puede ser más largo que sin aval. Por un lado, porque la cantidad que se pide también es más alta. Por otro, es posible que también consigas un plazo de amortización más largo para poder devolverlo más cómodamente.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que los préstamos con aval conllevan algo más de papeleo. Al tratarse de un préstamo per se y no de un crédito rápido, el tiempo en el que recibes el dinero puede ser un poco más largo. En cualquier caso, la espera es de días, por lo que es más corta que con los bancos.

¿Qué documentos necesito para pedir un préstamo con ASNEF?

La mayoría de empresas crediticias o financieras gestionan sus préstamos con Asnef online. Es una práctica que permite agilizar el proceso y que resulta más cómodo tanto para el cliente como la propia entidad.

Al gestionarse online, solo tienes que escoger el préstamo que se adapte mejor a tus necesidades y a continuación arreglar los papeles directamente en la página web.

Aunque las páginas son distintas dependiendo de la entidad que escojas, lo más probable es que te encuentres con un sencillo formulario para cubrir. Tendrás que indican la cantidad de dinero que solicitas, el plazo en que lo quieres devolver, etc. 

A este formulario debes adjuntar otros documentos básicos. Estos pueden variar dependiendo de los requisitos del préstamo. Normalmente, es imprescindible que presentes el DNI (u otra forma de identificación legal y oficial) para que se verifiquen tus datos.

También suele ser necesario presentar una copia de la cuenta corriente o un extracto bancario.

Además, si estás solicitando un préstamo con Asnef, es importante que presentes un documento que muestre en qué consiste la deuda por la que ingresaste en Asnef. De esta forma la entidad puede verificar que el importe no fuera superior a los 1.000 euros y que no sea una deuda bancaria. De ser así, lo más probable sería que la entidad rechazara la solicitud de préstamo.

Ten también a mano tus propios datos personales: dirección fiscal, cuenta de correo electrónico, teléfono, etc. recuerda que debes tener residencia en España para poder solicitar el préstamo.

Fíjate en que todo esté correcto antes de enviar tu solicitud. Si el formulario o los papeles contienen error, podría ser una causa para desestimar tu solicitud de crédito.

Préstamos con Asnef y sin nómina, ¿puedo solicitarlos?

Si formas parte del fichero de morosidad de Asnef y no tienes nómina, tampoco está todo perdido. Hay algunas entidades de crédito que conceden sus préstamos con estas condiciones. Sin embargo, debes tener en cuenta que debes tener alguna otra fuente de ingresos. Por ejemplo, algunos casos de clientes con ingresos regulares pero sin nómina son los jubilados, los autónomos, los desempleados con prestación, los arrendadores, etc.

Si tienes alguna fuente de ingresos que sea regular y que te permita hacer frente al préstamo, la entidad lo tendrá en cuenta en su informe de riesgos. Al final, lo importante es que tengas con qué pagar el préstamo, sea un nómina, una subvención, el alquiler de una vivienda, etc.

Si no dispones de ingresos fijos y además estás en Asnef, lo más probable es que se te deniegue la solicitud del préstamo, ya que la entidad inferirá que no eres buen pagador y que no eres solvente.

¿Cómo se devuelve un préstamo online con Asnef?

De la misma forma que cualquier otro préstamo online o préstamo bancario. Hay varias opciones a la hora de devolver tu préstamo. Todas son igual de válidas, simplemente son distintas para adaptarse a las diferentes necesidades de los diferentes clientes.

Lo más habitual es que un préstamo con Asnef se devuelva con diversas opciones: transferencia bancaria, un ingreso o con tarjeta de crédito o débito.

– Pago con tarjeta de crédito o débito. Si escoges crédito o débito, tanto da. Es indiferente, pero lo que tiene en común es que se puede realizar en una sucursal mediante un TPV o online, como en cualquier otra compra online.

– Ingreso bancario. Consiste en ir al banco de la entidad a la que le debes el préstamo y hacer el ingreso en la ventanilla del banco. Esta es una de las pocas opciones que existen para devolver el préstamo en efectivo.

– Transferencia bancaria. Se puede realizar con la banca online de tu banco o en la sucursal del banco. Es práctica y rápida.

– Con domiciliación de pago. Domiciliar los cargos es una forma de hacer pagos automáticos. Si, por ejemplo, tu préstamo con Asnef es a plazos, es conveniente que programes una transferencia cada vez que se vaya a aplicar la cuota. Así estarás seguro de que no se te pasará y evitarás pagar los intereses de demora.

¿Qué pasa si no devuelvo el préstamo? ¿Y si me retraso?

No poder devolver un préstamo tiene consecuencias duras, aunque estas dependen del tipo de préstamo y de las condiciones del contrato.

Si no cumples con cualquiera de las condiciones que has firmado en tu contrato, entrarás en un proceso de penalizaciones. Tanto si no pagas como si te retrasas en el pago, se empezarán a cobrar comisiones de demora o se aumentarán los intereses. Debes estar alerta: estas comisiones o intereses pueden llegar a ser realmente altos. No te tomes a la ligera la contratación del préstamo: debes pagarlo tal y como se especifica en el contrato, de lo contrario te saldrá muy caro.

No pagar el préstamo también conlleva que tu nombre figure en las listas de morosos, como Asnef. En estos registros están especificadas todas las deudas. Si ya tenías un pago pendiente, se añadirá el siguiente y no desaparecerán a no ser que los saldes debidamente.

Si aun así todavía no haces frente al pago del préstamo, empezará una reclamación judicial. La entidad que te ha prestado el dinero tendrá derecho a denunciarte por no cumplir el contrato y quedarte con el dinero. Si realmente no estás cumpliendo el contrato, estarás obligado a pagar la deuda (incluidas las comisiones que hayas ido acumulando), además de los costes del juicio, que pueden ser elevados.

Antes de que se produzca la demora del pago de la cuota, es importante que te pongas en contacto con la entidad que te ha prestado el dinero. Si prevés que no podrás pagar a tiempo alguna cuota, ponte en contacto con ellos e intenta negociar una solución. 

Aunque podáis llegar a un acuerdo, en ningún caso te saldrá gratis. Las opciones a las que puedes optar son una prórroga pactada, por ejemplo, pero igualmente tendrás que pagar los intereses y comisiones de demora, que encarecerán muchísimo el préstamo con Asnef.

Como ves, no pagar un préstamo tiene consecuencias graves, al igual que al incumplir casi cualquier contrato. Sopesa bien tus decisiones y en ningún caso contrates un préstamo que crees que no puedes devolver.

¿Por qué es tan difícil conseguir un préstamo con Asnef?

Formar parte de un listado de morosidad es un inconveniente para prácticamente cualquier aspecto de la vida. No solo te afecta a la hora de pedir un préstamo, sino también de encontrar trabajo por ejemplo. Saldar estas deudas no siempre es fácil, pero es muy recomendable que lo intentes por todos los medios que tengas para solucionar tu situación.

Las entidades que ofrecen préstamos hacen estudios de riesgo de sus clientes para estar lo más seguros posible de que sus clientes pagarán el préstamo. Aparecer en una lista de morosos como Asnef es un gran inconveniente para estos estudios de riesgo. Esta información viene a decir que no eres un buen pagador o que eres insolvente. Por eso es tan difícil conseguir un préstamo con Asnef.

De hecho, solo conseguirás un préstamo con Asnef si tienes otras condiciones que compensen esta contrariedad. Por ejemplo tener una buena fuente de ingresos que justifique que sí eres solvente. Además, la deuda que tengas en Asnef debe ser pequeña y no relacionada con la banca. De no serlo, es prácticamente imposible que optes al crédito.