PRÉSTAMOS PERSONALES ONLINE DE HASTA 40.000€

PRÉSTAMOS PERSONALES RÁPIDOS POR INTERNET

Descubre en la lista las distintas ofertas de préstamos personales. Aquí encontrarás la mejor selección y actualizada, para que compares préstamos diferentes. Con un préstamos personal puedes conseguir hasta 40.000 euros y devolverlo en cuotas mes a mes. Además, la contratación es realmente simple y en ocasiones los conceden también con Asnef.

Crédito Cantidad máxima y plazo Condiciones
60% del valor de la vivienda hasta en 20 años Ver
Hasta 50.000 € en 84 meses Ver
Hasta 6000 € en 36 meses Ver
Hasta 40.000 € en 6 años Ver
5000 € en 36 meses Ver
9000 € hasta en 60 meses Ver
Hasta 5000 € en 60 meses Ver
Hasta 4000 € en un plazo de 48 meses Ver
100.000 € en 10 años Ver
Desde 1000 € hasta 5000 € Ver
Entre 500 € y 1000 € mínimo Ver

TODA LA INFORMACIÓN QUE NECESITAS SOBRE LOS PRÉSTAMOS PERSONALES

Préstamos personales online: sus características

Un préstamo persona te permite obtener una liquidez de entre 1.000 y 40.000 euros (aproximadamente). A continuación de recibir el préstamo, lo empiezas a devolver en cuotas pequeñas, normalmente mensuales, con unos intereses que son el precio del préstamo. Los préstamos personas se llaman así porque se suelen usar para asuntos personales: reformar la casa, unas vacaciones, pagar los estudios de los hijos, comprar un coche, etc.

Características de los préstamos online

Aunque los préstamos personales online pueden variar mucho, estas son algunas de sus características generales.

– Devolución a plazos. En general, todos los préstamos personales se devuelven en cuotas mensuales pequeñas. Si se trata de una cantidad muy pequeña, entonces hablamos de microcréditos o préstamos rápidos.

– Plazo de devolución amplio. Al tratarse de cantidades considerables, los plazos de devolución tienen una duración acorde con la cantidad que hayas pedido. Es decir, que no es lo mismo pedir 1.000 euros que 20.000 €. Cuanto más pidas, más plazo de devolución tendrás.

– Sin aval ni garantía. En los préstamos personales online no suelen requerirse avales ni garantías. Con una buena fuente de ingresos tendrás suficiente.

– Préstamos personales con ASNEF. Aunque esto no sucede en todos los casos, es posible que encuentres préstamos personales que admitan ASNEF. Aunque debes tener en cuenta que tienes que tener otras condiciones que compensen esto.

– Préstamos personales sin nómina. Tener una fuente de ingresos regular es indispensable para pedir un préstamo, pero no tiene por qué ser una nómina. Puedes ser autónomo, pensionista, jubilado o percibir otras rentas, como de un arrendamiento por ejemplo. Lo importante es que puedas hacer frente a la devolución del préstamo.

– Tramitación fácil y rápida. La gran ventaja de los préstamos personales online es que puedes conseguirlos de forma fácil y sencilla. Puedes compararlos tranquilamente e iniciar el proceso por internet. Una vez que se apruebe, recibes el dinero en pocas horas. La respuesta es casi inmediata, aunque no tanto como en los créditos urgentes.

¿Qué otros tipos de préstamos existen?

Existen muchos tipos de préstamos y créditos, según su utilidad o características. Estos son algunos de ellos:

– Préstamos personales. Van de entre los 1.000 hasta los 40.000 euros y se utilizan para asuntos personales: comprar un coche, reformar una casa, irse de vacaciones, etc.

Hipotecas. El capital es de al menos 40.000 euros y sirven solo para adquirir viviendas.

– Préstamos rápidos o microcréditos. Son cantidades muy pequeñas para resolver situaciones puntuales. Pueden ser de entre 500 y 5.000 euros y se tramitan de forma ágil.

– Préstamos urgentes. También son cantidades muy pequeñas y se caracterizan porque se conceden de forma muy rápida, para resolver temas muy urgentes.

– Tarjetas de crédito. Es una línea de crédito asociada a una tarjeta. Puedes usarla para pagar con la tarjeta y pagar tus compras más adelante.

¿Quién concede préstamos personales?

Hay varias entidades donde puedes contratar préstamos personales. En páginas especializadas puedes comparar sus ofertas y así escoger la que más te convenga, asegurándote el mejor precio.

Bancos y cajas. Son la forma más tradicional que pedir préstamos. Si tienen página web, es posible que puedas hacer la contratación online o bien en sus sucursales físicas.

– Entidades financieras y crediticias. No son bancos exactamente, sino empresas que se dedican a vender productos financieros y ofrecer préstamos y créditos.

Todas son igual de seguras y te dan las mismas garantías de seguridad. Están amparadas por la ley, sus únicas diferencias son los productos que ofrecen.

Cómo contratar un préstamo personal online, paso a paso

Contratar un préstamo online puede parecerte extraño si estás habituado a hacer tus gestiones en un banco físico. Pero la realidad es que las acciones online son cada vez más frecuentes. Incluso los propios bancos incentivan a sus clientes a hacer los trámites online, ya que es mejor tanto para los clientes como para los trabajadores del banco. Contratar préstamos en línea está regulado por la ley 22/2007 se encarga de asegurar que los préstamos online, así que tiene las mismas condiciones de seguridad y garantías que si contratas en una sucursal.

Para contratar tu préstamo online, seguirás los siguientes pasos:

– Comparar en una página especializada. Aquí encuentras todas las ofertas de distintos tipos de préstamos, agrupadas por tipos y con todas las entidades. Así puedes ver claramente las condiciones y escoger el que mejor te venga. Comparar es muy importante, porque puedes llegar a ahorrar mucho dinero. Tómate tu tiempo.

– Acceder a la web oficial de la entidad. Cuando hayas escogido el préstamo ideal para ti, solo tienes que hacer clic y continuarás el proceso directamente en la entidad que hayas escogido. Sin intermediarios ni terceras partes.

– Completar el formulario. A continuación solo tienes que indicar qué cantidad necesitas y añadir otras características del préstamo. Este paso depende de la página de la entidad, pero normalmente es un formulario o un simulador.

– Completar la solicitud. Puede estar en el formulario anterior o en otro distinto. Aquí tienes que facilitar tus datos personales y bancarios. Después la entidad los estudia antes de decidir si te lo concede.

– Respuesta de la entidad. Cuando la entidad haya estudiado tus formularios, te comunicará si te han concedido el préstamo o no.

– Enviar la documentación. Si ha sido aceptada tu solicitud, tienes que enviar la documentación que falte para acreditar lo que has afirmado en el formulario.

– Formalización y firma de contrato. Después recibes tu contrato, que tienes que devolver firmado. ¡Léelo bien antes de enviarlo!

– Recibir el dinero. Al firmar el contrato, el recibo del dinero es casi inmediato. Lo recibirás en la cuenta corriente que hayas indicado.

Requisitos de los préstamos personales

Los requisitos para que te concedan un préstamo pueden variar mucho dependiendo de la entidad y las condiciones del préstamo. En general, estos son algunos de los requisitos más habituales.

– Ser una persona física. Esto quiere decir que debes ser un particular y no una empresa, por ejemplo.

– Tener al menos 18 años y 70 como máximo

– Tener residencia en España y poder demostrarlo

– Ser titular de una cuenta bancaria

– Tener una fuente de ingresos regular y poder demostrarla

A veces también es obligatorio tener formas de comunicación, como un email o un teléfono móvil. De todas formas, todas estas condiciones pueden ampliarse o reducirse según las políticas de la empresa.

Documentos necesarios para los préstamos personales

Al empezar el formulario de solicitud de préstamo, es normal que la entidad ya te pida algunos documentos para estudiar tu caso y comprobar la veracidad de lo que indicas en el formulario. Aunque no todos son iguales, te decimos cuáles debes presentar según tu perfil.

Trabajador por cuenta ajena

– DNI, NIE o pasaporte

– Últimas nóminas (los 3 últimos meses suelen bastar)

– Extracto bancario

– Contrato de trabajo

– Última Declaración de la Renta o Certificado de Retenciones

– Justificante de la finalidad del préstamo

Autónomos

– DNI, NIE o pasaporte

– Extracto bancario

– Pago del recibo de Autónomos

– Liquidación de la Seguridad Social

– Resumen Anual del IVA e IRPF

– Certificado de obligaciones tributarias

Pensionistas

– DNI, NIE o Pasaporte

– Extracto bancario

– Acreditación de pensionista

– Recibo de pensión

– Última nómina recibida

– Última Declaración de la Renta o Certificado de Retenciones

¿Cuánto cuesta un préstamo personal? Gastos, comisiones e intereses

Los préstamos personales se suelen pagar con intereses y/o comisiones.

Los intereses son un porcentaje que se calcula del total de dinero que hayas pedido. Hay distintos tipos, de entre los que destacan el TAE (Tasa Anual Equivalente) y el TIN (Tasa de Interés Nominal).

Las comisiones son un pago que se carga al ejecutar ciertas acciones con respecto al préstamo. Estos son algunos ejemplos:

– Comisiones de estudio: es un gasto que se cobra por el hecho de que la entidad estudie tu caso para aprobarlo o desestimarlo. Puede ser de entre un 0,5% y un 3%

– Comisión de apertura: se carga al abrir el préstamo. Puede ser de entre un 0% y un 1%

– Comisión por amortización: se cobra si decides amortizar el préstamo antes de tiempo. Suele ser de un 0,5%

– Comisiones por demora: se cobran si te retrasas al pagar una cuota. Son más caras, por lo que debes tener cuidado

– Gastos de notaría: pueden llegar a ser unos 700 euros, aunque esto depende mucho de la entidad e incluso de la comunidad en la que vivas

¿Tengo que contratar productos asociados?

No, aunque es lo más habitual. Debes saber que no hay que contratar ningún producto vinculado, aunque haya quien afirme que en ocasiones es obligatorio. Lo que sucede es que los productos vinculados mejoran las condiciones del préstamo y pueden ayudarte a ahorrar.

Cuando hablamos de productos vinculados, estos suelen ser seguros (de hogar, de vida, médicos, de coche, etc.), tarjetas, la domiciliación de la nómina, etc. Dependiendo de la entidad y las condiciones, por contratar un producto se pueden descontar una pequeña cantidad de los intereses, por ejemplo un 0,10%.

Si ya tienes seguros o si te es indiferente dónde recibir la nómina, estos productos pueden ayudarte a ahorrar. Lo importante es que compartes todas las condiciones de los bancos y entidades y decidas cuál te viene mejor.

Lo que es menos recomendamos es que contrates servicios en exceso y que nos les saques partido. Por ejemplo, si crees que no necesitas un plan de pensiones, no tienes por qué contratarlo. Comprueba si realmente te compensa antes de contratar.

¿Puedo pedir un préstamo online sin nómina?

Sí, si tienes otras fuentes de ingresos regulares. Solemos hablar de nóminas, pero puedes ser autónomo y no tener nómina sino una forma de ingresos diferente.

El requisito es que tengas una fuente de ingresos regular y con la que seas capaz de hacer frente al préstamo de forma realista y responsable. Hay otras formas de pago que cumplen estas características, como los ingresos de los autónomos, las subvenciones, las prestaciones de desempleo, las pensiones, y un largo etcétera.

¿Puedo pedir un préstamo online con Asnef?

Sí, aunque tendrás menos ofertas entre las que elegir. No todas las entidades conceden préstamos a gente que aparece en ficheros de morosidad. Es importante que, si figuras en ASNEF, compenses este dato con unas buenas condiciones financieras. Por ejemplo, tener una buena fuente de ingresos o un aval son factores que te ayudarán a superar el examen de riesgo de las entidades.

También debes tener en cuenta que los bancos son más exigentes con los requisitos de sus clientes y, si estás en ASNEF, no te concederán el préstamo. Tendrás que optar por otras entidades financieras que no sean bancos ni cajas.

¿Cómo se devuelve un préstamo personal?

Hay distintas formas de devolver un préstamo, que normalmente dependen de la cantidad de dinero que pidamos.

Si el dinero que pedimos no es mucho y se trata de un microcrédito, normalmente se devuelve con un solo pago. El plazo de devolución puede ser de 1 mes o varios, dependiendo de lo que se pida y se acuerde.

Si el préstamo es de más dinero, se puede devolver a plazos, con cuotas mensuales de poco dinero.

 Los préstamos personales que implican mayores cantidades se conceden a más largo plazo y su devolución se realiza a través de cuotas mensuales.

En cuanto a los medios para pagar, también existen vías distintas. Las entidades suelen ofrecer varias opciones para que sus clientes puedan elegir la que mejor se adapte a sus necesidades. Algunas de ellas son estas:

– Domiciliación bancaria

– Transferencia bancaria

– Pago con tarjeta de débito o crédito

– Pago en efectivo, haciendo un ingreso en un banco

 

¿Cuáles son los préstamos personales más baratos?

El préstamo más económico es aquel que menos intereses tienen, cuyas comisiones son más baratas y cuyas condiciones son flexibles.

Estos tres factores en distintas combinaciones son los que debes estudiar a fondo para descubrir el préstamo que más te conviene.

Los intereses de los préstamos personales online son más altos porque son más fáciles de conseguir, y esto supone un riesgo para la entidad que los concede.

Los préstamos de los bancos tienen un interés mejor, pero requieren de más papeleo que los créditos online.

Las condiciones también son un factor a tener en cuenta. Aunque no se trata de dinero, no es lo mismo devolver un préstamo de 1.000 euros en 3 meses que en 6. Si el plazo es demasiado exigente corres el riesgo de retrasarte en un pago y es entonces cuando te saldrá muy caro.

Todos estos factores influyen mucho y hay que estudiarlos con cuidado. Por eso te recomendamos que compares con paciencia los préstamos que te intereses. Aquí puedes ver claramente y de un solo vistazo las características básicas de cada préstamo. Esto te facilita la tarea de escoger y podrás estar seguro de que contratas el préstamo que mejor se adapta a lo que necesitas. 

¿Qué opciones tengo si me deniegan un préstamo personal?

Si te han denegado la solicitud de un préstamo personal, tienes otras alternativas que puedes probar. Aquí te damos ejemplos de otros tipos de financiación que te pueden servir:

– Empeño de coches. Empeñar el coche es poner el coche como garantía de pago y te da más posibilidad que simplemente pidiendo un préstamo personal. Puedes escoger entre la opción de entregarlo, dejarlo usar a medias o conservarlo tú mismo, dependiendo de cuánto dinero necesites. En algunos casos, puedes conseguir hasta el 80% del valor de tasación del coche,

Reunificación de deudas. Si tienes varios préstamos, puede que lo que necesites sea una reunificación de deudas. Este es un préstamo que cancela todos los demás para que tú pagues una sola cuota, con una media de las condiciones de todos los préstamos que tenías anteriormente.

Tarjetas de crédito. ¿Sabías que con una tarjeta de crédito puedes conseguir hasta 10.000 euros? Las tarjetas son un producto financiero más fáciles de conseguir que los préstamos. Échales un vistazo para ver si son para ti.