Préstamos rápidos a devolver en 60 días: ¿para quién van dirigidos?

Hoy en día existen una amplia variedad de préstamos, los cuales van dirigidos a distintos tipos de clientes con necesidades y posibilidades varias. Dentro de todos estos, debemos destacar los préstamos rápidos a devolver en 60 días, los cuales se han convertido en la solución definitiva para algunas personas.

Crédito Cantidad máxima y plazo Condiciones
Pago de deudas y reducción de pagos mensuales Ver
500 € en 30 días Ver
800 en 30 días Ver
2000 € en 6 meses Ver
300 € en 30 días Ver
300 € en 30 días Ver
300 € en 21 días Ver
que bueno 300 € en 44 días Ver
850 € en 30 días Ver
750 € en 30 días Ver
750 en 90 días Ver
400€ en 61 días Ver
400 euros a 62 días Ver
1000 euros para pagar en 31 días Ver
10.000€ Ver
300 € en 26 semanas Ver
500 € en 4 meses Ver
1000 euros en 90 días Ver
750 € en 90 días Ver
2000 en 12 meses Ver
kreditiweb Hasta 50.000 € en 84 meses Ver

Contratar un crédito no es una tarea sencilla, pues es necesario que cada persona evalúe su situación económica actual para determinar si cuenta con la posibilidad de devolver todo el dinero que se le cederá en el plazo acordado.

De otra manera, caería en una situación de impago, lo que es complicado, pues no solo mancha su historial crediticio, sino que sería introducido en el fichero ASNEF.

Sin embargo, una vez determinas que sí puedes pagar el préstamo que deseas solicitar, queda entonces tomar una decisión y elegir uno de la larga lista disponibles. Y uno de los aspectos más importantes al tomar una decisión es el plazo, que va estrechamente relacionado con la cantidad de dinero.

Así llegamos al préstamo rápido a devolver en 60 días, el cual nos adelanta un poco su funcionamiento, pues son créditos que se otorgan con cantidades de dinero bastante pequeñas y que se deben pagar en ese plazo de tiempo.

Características de los préstamos rápidos a devolver en 60 días

Al igual que otros tipos de préstamos, este también posee algunas características que debes conocer.



  • Ofrecen un plazo de tiempo de un máximo de 60 días para devolver el dinero en su totalidad.
  • Suelen tener una tasa de interés fija que se mantiene por los dos meses que dura el plazo.
  • Por lo general, son préstamos que se conceden al instante, de manera que el cliente no tiene que esperar.
  • Son flexibles en cuanto a su funcionamiento.
  • No requieren de interminables trámites y papeleos.
  • Pueden realizarse directamente desde internet.
  • La persona que lo solicita puede usar el dinero para cualquier fin.
  • La cantidad máxima que se suele ofrecer para este préstamo es de 1.000 euros.

Mediante estas características no solo podemos entender cómo funcionan estos créditos, sino también la cantidad de dinero que se suele manejar en este préstamo, que no tiende a superar los 1.000 euros y que deben ser devueltos en un máximo de 60 días. Además, como su nombre lo dice, son rápidos de conceder.

¿Para quién van dirigidos los préstamos rápidos a devolver en 60 días?

Si bien es cierto que cualquier persona puede solicitar este tipo de crédito, no se ajusta a las necesidades de todos, pues la suma de dinero que se solicita es pequeña, de manera que no es ideal para comprar activos como un coche o un piso, por ejemplo.

Más bien, este tipo de préstamo va dirigido a las personas que necesitan el dinero para afrontar algunos gastos o situaciones imprevistas, pero que no son tan complejas y por lo general son al consumo para adquirir ciertos bienes. Un ejemplo puede ser para comprar un móvil o un portátil para el trabajo.

Además, también se puede decir que van dirigidos a las personas que necesitan este dinero con urgencia y no tienen tiempo para someterse a largos trámites.

Y evidentemente, como todos los créditos, también está dirigido a quien tenga la capacidad de pagar la suma de dinero solicitada en un lapso de 60 días, que es lo máximo que se otorga en cuanto al plazo. Y en esto también se incluyen los intereses.

Requisitos para solicitar un préstamo rápido a devolver en 60 días

Los requisitos que se solicitan van a depender de la empresa o entidad en la que se solicite, pero por lo general son los siguientes.

  • Presentar el DNI vigente y una fotocopia del mismo, donde se pueda ver también que eres mayor de edad.
  • Tener una edad comprendida entre los 21 años hasta un máximo de 65 años.
  • Estar activo laboralmente y tener ingresos fijos mensuales.
  • Presentar un comprobante donde se pueda demostrar que tienes trabajo.
  • Dependiendo de la identidad, también será un requisito que estés o que no estés en el fichero ASNEF.
  • Ordenador y conexión a internet para el trámite online.